Productos de limpieza e higiene desechable para oficinas, empresas, colectividades, restauración y profesionales en general.

Para qué sirve el amoniaco en la limpieza

Para qué sirve el amoniaco en la limpieza

¿Alguna vez has utilizado amoniaco para limpiar? Los componentes del amoniaco poseen propiedades que hacen de este producto un gran aliado para la limpieza, pudiendo ser empleado en multitud de tareas para eliminar la suciedad.

Principales usos del amoniaco para limpiar

Entre los diferentes usos del amoniaco, su empleo en la limpieza es clave para conseguir resultados rápidos y eficaces. Os contamos las mejores propiedades de este gran producto:

El amoniaco es eficaz contra la grasa

Su poder desengrasante ayuda a eliminar la suciedad y las manchas de las cocinas, siendo eficaz en la limpieza de hornos, vitrocerámicas o frigoríficos donde se suele acumular la grasa.

Dependiendo de la superficie o el material en el que vayas a emplear el amoniaco como limpiador de grasa, puedes diluir el producto en agua caliente para obtener mejores resultados.

Ideal para la limpieza de cristales

El amoniaco es frecuentemente utilizado para limpiar y dar brillo a cristales, ventanas y otros vidrios para conseguir una limpieza perfecta y consiguiendo resultados increíbles.

¿Quieres saber más sobre la limpieza de cristales? Lee nuestro artículo de blog y conviértete en un experto.

Amoniaco para limpiar los baños

Como hemos comentado antes, el amoniaco es muy eficaz contra la suciedad, pues ayuda a eliminar las manchas de moho y óxido que son frecuentes en los baños.

También puedes utilizarlo para limpiar los azulejos del baño y la cocina, haciendo que permanezcan limpios y brillantes durante más tiempo.

Amoniaco para limpiar la ropa

¿Lo sabías? La utilización de amoniaco mezclado con detergente puede hacer que tus prendas salgan de la lavadora aún más limpio y sin malos olores. ¡Pero no olvides comprobar que los tejidos admiten ser lavados con amoniaco! Pues no todas las prendas son aptas para este producto.

También puedes limpiar tus calzados y alfombras con amoniaco, siempre diluyéndolo con agua y jabón.

Antes de limpiar cualquier superficie o tejido con amoniaco, asegúrate de comprobar que no dañará el material para conseguir así los mejores resultados.

Compra tu limpiador amoniacal en nuestra web. Limpia, desengrasa y perfuma todo tipo de superficies en profundidad.