Productos de limpieza e higiene desechable para oficinas, empresas, colectividades, restauración y profesionales en general.

¿Piscina de cloro o piscina de agua salada?

¿Piscina de cloro o piscina de agua salada?

Si estás pensando en tener una piscina en casa, deberías conocer todas las opciones que tienes a la hora de llenar tu piscina de agua, ya que desde hace años tratar las piscinas con cloro no es la única forma de mantenerla limpia para disfrutar de un baño seguro y refrescante este verano.

Las piscinas requieren de un mantenimiento y limpieza periódico para asegurar la higiene y la seguridad de los bañistas. Para ello, es habitual la utilización de cloro, un elemento químico utilizado en la purificación y desinfección del agua. Gracias al cloro, pueden eliminarse y evitarse bacterias, hongos y virus en piscinas de agua dulce.

Pero el cloro tal y como lo conocemos hasta ahora no es la única opción a la hora de tratar el agua de las piscinas, si no que existe la posibilidad de filtrado con cloradores salinos.

¿En qué consiste la filtración con cloradores salinos en las piscinas de agua salada?

En este tipo de piscinas, el agua salada genera cloro a partir de un aparato que ayuda a separarlo de la sal, permitiéndole realizar su función de desinfección del agua para posteriormente volver a unirse con el sodio de la sal para volver a repetir el ciclo de nuevo. Cuando la sal entra en el clorador, se transforma en cloro, ayudando a la higienización y desinfección como lo hace el cloro químico mencionado anteriormente, pero evitando ciertas desventajas.

Ventajas de las piscinas de cloro químico

  • No necesitan de elevada inversión inicial ni altos costes de mantenimiento.
  • Sistema tradicional más conocido.
  • Funcionamiento sencillo.
  • Suele tener alta eficacia.

Desventajas de las piscinas de cloro químico

  • Desprende olor.
  • Puede producir irritaciones.
  • El agua presenta menor calidad.
  • Se debe controlar el PH.

Ventajas de las piscinas de agua salada.

  • Más facilidad para flotar.
  • Más fáciles de mantener.
  • Producen menor irritación.
  • No presentan olor.
  • Reducción de sustancias químicas y por tanto reducción de la toxicidad en el agua.

Desventajas de las piscinas de agua salada.

  • Supone una mayor inversión inicial al instalar el sistema de cloración salina.
  • Se debe controlar el PH.

¿Ya lo tienes claro? Pásate por nuestra sección de piscinas y hazte con todo lo que necesitas para desinfectar tu piscina y prepararte para un verano refrescante, seguro y lleno de diversión junto a los tuyos.