EPI coronavirus

¿Qué son los EPIS?

En estos últimos meses hemos estado escuchando en las noticias la necesidad que tenían los profesionales que se enfrentaban al coronavirus de tener “EPIS”.

Si bien para los profesionales de los cuidados, desinfección y los de la limpieza es un término muy habitual, para muchos otros ha sido un término completamente desconocido.

Pues bien, en Comercial Ardely además de proveer a los profesionales que lo necesiten de EPIS, os vamos a contar qué significa este término.

“EPI” son las siglas de Equipo de Protección Individual. Dicho de otra manera, se trata de toda aquella prenda que protege al trabajador de un riesgo o peligro al que se ve expuesto por la manipulación de determinados materiales, o la exposición a un entorno que se puede considerar tóxico.

¿Qué normas tiene que cumplir un EPI?

Por Real Decreto 1407/1992, de 20 de noviembre, se regularon las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual, llevando a efecto lo dispuesto en la Directiva del Consejo 89/686/CEE, de 21 de diciembre.

Su objetivo era elaborar métodos de ensayo y normas que definían las especificaciones técnicas de los productos. El cumplimiento de dichas normas implica la presunción de conformidad con la directiva 89/686/CEE y permite que el fabricante pueda poner el marcado CE.

Esta directiva fija las normas y exigencias de los EPIs en términos de diseño, fabricación y métodos de ensayo que deben tener los EPI puestos en el mercado para garantizar la seguridad de los usuarios: eficiencia, tallas, inocuidad de los materiales, aireación, flexibilidad, ergonomía, marcado, embalaje, mantenimiento y almacenamiento.

EPI

¿Cuántos tipos de EPIs hay?

Se reconocen hasta 3 categorías de equipamiento de protección de trabajo individual dependiendo del riesgo. Riesgos Menores: Categoría 1; Riesgos Intermedios: Categoría 2; Riesgos Graves: Categoría 3.

EPIs para Riesgos menores

Para la categoría 1, aplicada a los riesgos menores, los modelos de EPIs son los que protegen al usuario de: “agresiones” superficiales, de productos poco nocivos, o para la manipulación de piezas no superiores a 50º. Dentro de este tipo se encontrarían, por ejemplo, los guantes de jardinería, delantales de uso profesional, cascos ligeros o gafas de sol.

EPIs para riesgos intermedios

En este caso, serían todos aquellos elementos que no estén dentro ni de la primera ni de la tercera categoría.
Los equipos deben llevar el marcado CE y es necesario que el fabricante pueda presentar la
declaración de conformidad del equipo, para que cumpla lo dispuesto en el Real Decreto 1407/1992. Esto confirmará que el equipo está fabricado para proteger de determinados riesgos perfectamente definidos y que ha pasado todos los ensayos para darnos el nivel de prestación que necesitamos. Se acompañarán de folleto informativo.

EPIs para riesgos graves

En la categoría 3 se encuentran los EPI destinados a proteger de todo peligro mortal o irreversible para la salud. Dentro de esta categoría se hallarían los de protección respiratoria filtrantes, los aislantes de la atmósfera (incluidos los destinados a la inmersión), los limitados en el tiempo contra agresiones químicas o radiaciones. También, los equipos para temperaturas superiores a 100ºC o inferiores a -50ºC.

Si todavía tenéis dudas sobre qué son los EPIs o para qué sirven, podéis contactar con nuestro equipo de profesionales para resolver vuestras dudas.

Por último, y debido a las circunstancias del COVID-19 los ejemplos de EPIs que más conocemos son las mascarillas contra el coronavirus, aunque hay otros productos EPI que podéis encontrar en nuestra tienda online.

Menú